34 años de experiencia profesional al cuidado de la salud.
Tel: (54-11) 4788-9445- Belgrano- Buenos Aires, Argentina- mail: consultas@psicologasvitmonges.com.ar
  • Danos tu LIKE
  • Seguinos en Twitter
  • Mira nuestros perfiles profesionales
  • Contactanos
Quienes somos
Lic.Maria Eugenia Monges

Lic. Maria Eugenia Monges
www.mariaeugeniamonges.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

Lic.Flabia Vit

Lic. Flabia Vit
www.flabiavit.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

TERAPIA FAMILIAR

Hoy en día, conviven diferentes formas de familias, tradicionales o no, todas en sus múltiples variantes son el espacio simbólico y real donde se desarrollan y crecen las personas.

La familia es como un engranaje, que gira y gira en el devenir de la vida, donde cada integrante influye y es influenciado por los otros miembros del sistema familiar. Cuando una familia es feliz, y cada uno de sus integrantes puede expresarse, compartir sus logros, brindar protección y amor, estamos ante un engranaje familiar bien aceitado. Pero aveces, este engranaje se oxida y empieza a hacer ruido o se detiene y empieza a deteriorarse y allí se produce el desgaste y deja de funcionar. Y es entonces, cuando surge el sufrimiento, los conflictos, la enfermedad y en el peor de los casos la muerte. La muerte física o bien la muerte simbólica, que es la muerte de los sueños, de las motivaciones, de los proyectos propios o compartidos.

En las familias se cruzan generaciones diferentes, donde abuelos, padres e hijos , necesitan armonizar sus necesidades y esto es lo complicado. Cada etapa de la vida requiere del ajuste necesario, para que el ciclo vital de la familia continúe y no se atasque el engranaje que da vida y sustenta a las personas que conforma esta suerte de sistema humano tan peculiar, fundante de la vida de cada ser humano.

La Terapia Familiar, resulta de gran utilidad para limpiar, aceitar y articular las piezas, de tal manera, que nuevamente el engranaje familiar funcione armoniosamente, adaptándose a los cambios que la vida otorga. Comprender y aceptar los cambios, es entender que la vida no se detiene y todo fluye naturalmente.