34 años de experiencia profesional al cuidado de la salud.
Tel: (54-11) 4788-9445- Belgrano- Buenos Aires, Argentina- mail: consultas@psicologasvitmonges.com.ar
  • Danos tu LIKE
  • Seguinos en Twitter
  • Mira nuestros perfiles profesionales
  • Contactanos
Quienes somos
Lic.Maria Eugenia Monges

Lic. Maria Eugenia Monges
www.mariaeugeniamonges.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

Lic.Flabia Vit

Lic. Flabia Vit
www.flabiavit.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

SEXO “ KAREZZA”. EL ARTE DE ACARICIAR


Karezza deriva de la palabra italiana carezza, que significa “caricia, mimo” y define a una sexualidad donde primarán las caricias afectivas sin necesidad de llegar a un orgasmo.Repensar la sexualidad en términos de placer y afecto es darle un toque de “empatía sexual” a las relaciones sexuales sin estar pendientes de lograr el orgasmo pero si lo puede propiciar. Amor y afecto son emociones que se relacionan, pero no son lo mismo, el afecto nos acerca a las personas con las que nos vinculamos, mientras que el amor es una construcción que requiere tiempo y más elaboración en el vínculo de pareja, por este motivo aunque sea una relación transitoria si tiene afectividad será más placentera.

Agregarle al sexo condimentos, lo hace más rico como una buena comida y las caricias sexuales incluyen el afecto en si mismo, si se acaricia mecánicamente el placer costará llegar o no llega nunca, el deseo disminuye y entran en escena las disfunciones sexuales.

Ser tocado, acariciado, abrazado retrotrae a la memoria corporal de nuestras experiencias tempranas de protección, afecto, placer y cuidado, si nuestro cuerpo pudiera hablar con palabras diría “si me abrazás o tocás existo y siento que te importo” y el cuerpo lo expresa con su propio lenguaje, se estremece, la piel se eriza con una caricia física, se relaja, siente, y toda la superficie corporal puede ser erotizada con caricias al punto tal que no es necesario llegar a un orgasmo para tener placer sexual.

El “arte de acariciar” es una experiencia que se aprende, es una habilidad que se puede mejorar, ejercitarlo con uno mismo o con la pareja al dar y recibir caricias físicas todo un mundo de sensaciones cenestésicas entran en escena, la textura de la piel, su temperatura y suavidad, su vibración y movimiento, localizar estos puntos en el cuerpo propio y de la pareja permitirá relaciones sexuales placenteras y resolverá en mucho casos problemas de disfunciones sexuales, aburrimiento y apatía, alejamiento, displacer y otras emociones negativas que impiden una vida sexual placentera.

Las caricias físicas con afecto son un poderoso afrodisíaco para incrementar el deseo sexual y lograr relaciones sexuales más placenteras.