34 años de experiencia profesional al cuidado de la salud.
Tel: (54-11) 4788-9445- Belgrano- Buenos Aires, Argentina- mail: consultas@psicologasvitmonges.com.ar
  • Danos tu LIKE
  • Seguinos en Twitter
  • Mira nuestros perfiles profesionales
  • Contactanos
Quienes somos
Lic.Maria Eugenia Monges

Lic. Maria Eugenia Monges
www.mariaeugeniamonges.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

Lic.Flabia Vit

Lic. Flabia Vit
www.flabiavit.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

PADRES DECIDIDOS AL CAMBIO

padres decididos al cambio
Acompañar a nuestros hijos, cada año, en cada etapa de crecimiento es muy movilizante porque año tras a año vamos viendo la huella de nuestro modelo sobre ellos en su personalidad.
  Las palabras que se usan para hablarles y las acciones que se tienen para enseñarles sobre la vida y demás (como por ejemplo cómo usar la plastilina, o ayudarlos con una cuenta ) van formándolos como personas y definiendo caminos a seguir.

Y ser conciente de esto genera un sentimiento de responsabilidad emocional muy alto, mayor y más profundo que las obligaciones que conllevan llevarlos al colegio, comprarle los útiles, ayudarlos con sus tareas y pensar en actividades extra escolares.

Mas allá de elegir un muy buen colegio, contenedor, con excelente formación, y criterios y valores en común, la formación de personalidad tiene los cimientos en la casa, con los padres, los familiares. La educación emocional implica enseñarles a los hijos a expresar sus emociones y opiniones a toda edad, en un marco de respeto.
Esto implica una gran responsabilidad para la familia, pero lograrlo es un gran beneficio para la armonía y convivencia familiar y es una ilusión pretender que la escuela sola pueda lograrlo.

Cuánta responsabilidad recae sobre los padres! Pero que gran desafío es educar a nuestros hijos sabiendo que esta crianza es una construcción única, como cada familia.

El desafío es empezar a transformar las “tradicionales obligaciones del deber ser como padres”. Y lograr que en la crianza también haya espacio para la creación y los deberías se conviertan en acciones estimulantes para crecer en el rol de padre y como personas.