34 años de experiencia profesional al cuidado de la salud.
Tel: (54-11) 4788-9445- Belgrano- Buenos Aires, Argentina- mail: consultas@psicologasvitmonges.com.ar
  • Danos tu LIKE
  • Seguinos en Twitter
  • Mira nuestros perfiles profesionales
  • Contactanos
Quienes somos
Lic.Maria Eugenia Monges

Lic. Maria Eugenia Monges
www.mariaeugeniamonges.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

Lic.Flabia Vit

Lic. Flabia Vit
www.flabiavit.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

HOMBRES Y LA PATERNIDAD ELEGIDA

hombres y la paternidad elegida
Muchos hombres sueñan con tener hijos varones para poder compartir lo que de niños disfrutaron con placer, posiblemente con su padre, abuelo o tío. Los deportes, los campamentos, los oficios, las oficinas, los autos, etc. son los conductores hacia los recuerdos más conmovedores.

Igualmente cada vez más los padres van descubriendo que pueden compartir algunos de estos intereses y pasiones con sus hijas, sobre todo en la infancia… cuando crecen hay que ponerse más creativos para acompañar el crecimiento comprendiendo las características del mundo femenino.

Para los padres, ese compartir con su hijo/a, es de algún modo volver a tener la posibilidad de sentirse como niños, conectándose con el juego, el placer y salir de las presiones y responsabilidades que muchas veces opacan esa chispa de niñez.

Muchos hombres también ven en la paternidad la oportunidad de dar, ahora como padres, lo que no se recibió de niño: más tiempo, más afecto, más dedicación, más comprensión. Y así, de alguna manera reparar sus propias faltas.
Para un padre, es muy sanador tener la experiencia de, por un lado sentirse nuevamente un niño y de alguna manera poder ser un padre tanto para su hijo/a como para sí mismo. Jugar a ser el propio padre pero con más recursos es muy enriquecedor y motiva el crecimiento, desarrollo y plenitud del hijo como de sí mismo.

Pero que no se confunda esta reparación emocional con la realidad de que los hijos tienen su propio camino por recorrer y no son los encargados de vivir la historia “mejorada” de los padres.

Una forma concreta de actuar esta paternidad elegida, es involucrarse  de corazón en la crianza de los hijos: aprovechar todo lo que los hijos ofrecen, reparan, sanan, para vivir cada día mejor ya como hombres adultos.