34 años de experiencia profesional al cuidado de la salud.
Tel: (54-11) 4788-9445- Belgrano- Buenos Aires, Argentina- mail: consultas@psicologasvitmonges.com.ar
  • Danos tu LIKE
  • Seguinos en Twitter
  • Mira nuestros perfiles profesionales
  • Contactanos
Quienes somos
Lic.Maria Eugenia Monges

Lic. Maria Eugenia Monges
www.mariaeugeniamonges.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

Lic.Flabia Vit

Lic. Flabia Vit
www.flabiavit.com.ar

  • Conoce mi perfil profesional
  • Contactame via email

DIALOGOS INTERNOS EN LA VIDA COTIDIANA


Cada uno de nosotros es una multitud y muchas veces distan mucho de estar en paz unas con otras. Una multitud de vidas con sus voces coexisten dentro del conjunto global de nuestra personalidad.Esas voces, son las voces de nuestros padres, de los padres de nuestros padres nuestros abuelos, de los padres de los padres de nuestros abuelos nuestros bisabuelos… y así ascendemos en al árbol genealógico de nuestros ancestros más y más lejos hacia atrás en el tiempo y como lluvia de voces de otras vidas, llegan a este presente como “diálogos internos”, y nos preguntamos quienes somos en realidad, fragmentos, partes, un todo, de quienes vivieron, amaron y sufrieron antes de nosotros.

Los diálogos internos son un estado alterado de conciencia. Son grabaciones no concientes y éstas grabaciones no sólo son palabras, sino también imágenes y muy frecuentemente sonidos de voces, que si nos detenemos atentamente resultan ser voces familiares, la de nuestros padres, tíos, abuelos…
Nuestra genealogía (padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos) desde un estado alterado de conciencia ( el alma familiar) transmiten los mandatos, que son mensajes verbales y no verbales que llegan hasta nosotros viajando a través del tiempo y del espacio, son los hilos invisibles que nos unen a nuestros antepasados, son las lealtades familiares a todos ellos, por pertenecer a ese árbol de la vida que el es árbol genealógico.
Estos diálogos internos son perjudiciales sólo cuando nos dominan, nos limitan y cuando caemos prisioneros de ellos.

En psicoterapia cuando se trabaja sobre los “diálogos internos” por ser éstos una herramienta eficaz de cambio y transformación, nos transformamos en hacedores y dejamos de ser meramente repetidores de pautas infelices de vida, pues nos otorga y da poder interno. Uno logra tener el timón de su vida y ser dueño de su propia existencia.

Cuando uno queda preso de sus propios diálogos internos se pierde el sentido del aqui y ahora, del presente. Saber detectarlos, saber que existen, de que se trata, de quienes se trata y conocer cual es el mosaico interno de las redes intergeneracionales que tenemos es aprender a decodificar nuestras limitaciones y nuestras posibilidades, así dejamos de sentirnos prisioneros de estas voces, aunque tengamos miedo y no queramos salir por temor a ser uno mismo.
Agradezcamos lo heredado, mientras nos permita avanzar generacionalmente, pero también desechemos con toda la vehemencia y fuerza necesarias todo aquello actualizado en nosotros que nos limita, paraliza, confunde, enferma o simplemente nos hace infelices.

TODOS tenemos derecho a crecer y desarrollarnos con alegría y felicidad, es poder elegir, dar, darse y recibir permisos para ser uno mismo.